sábado, 18 de abril de 2009

LA REVOLUCIÓN (1)

TODOS LOS TEXTOS PUBLICADOS EN EL BLOG, ESTÁN DEBIDAMENTE REGISTRADOS EN EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL, Y NO PODRÁN UTLIZARSE SIN EL PREVIO PERMISO DEL AUTOR.


El Líder observaba a la masa de gente que se concentraba bajo la gran balconada, con enorme satisfacción, ver la plaza tan llena de personas le hacía henchirse, se sentía realmente grande, y saludaba con arrogancia, como quien hace un favor con su simple presencia. A cada gesto que él esbozaba, una gran ovación se sucedía bajo sus pies, la plaza entera vitoreaba y aplaudía cada uno de sus ademanes.
Desde donde estaba no podía distinguir sus caras, tan sólo eran multitud de cuerpos con el rostro vuelto hacia arriba, gentes que vestían ropas humildes, algunos incluso harapientas, y que sin embargo se mostraban felices de verle allí arriba, envuelto en ropas caras, llenas de lujo y fasto, arengándoles con palabras vacías, repeticiones vanas de discursos ya caducos, palabras que ya había pronunciado con anterioridad y que se había limitado a reciclar.
Siempre utilizaba palabras y frases grandilocuentes para dirigirse a su pueblo, sabía que eran ignorantes, y que valoraban profundamente aquel torrente de verborrea apabulladora, le situaba en un estadio superior, por encima de todos aquellos que apenas sabían leer, escribir y las cuatro reglas. En cambio él era culto, refinado, poderoso como un Dios, y les guiaba como a corderillos descarriados, él era el sabio pastor, él lo era todo.
Alzaba la mano derecha mostrando un gran anillo de oro con un rubí en el centro, y lo paseaba sobre las cabezas de aquellos ignorantes que aplaudían enfervorecidos ante tal poderío, ante tamaña riqueza, y él sonreía con el ceño ligeramente fruncido, como si lo hiciese de manera irónica, luego lanzaba algunas palabras grandilocuentes, y así iba hipnotizándolos, haciéndolos suyos, sometiéndolos bajo su gran magnetismo.
- Señor, perdón, señor – la aflautada voz de su ayudante personal le hizo apartar la atención de la multitud para volverse hacia él -, disculpe, pero creo que ya es suficiente – dijo con voz pausada y la cabeza gacha.
El Líder le miró un momento molesto, no le gustaba que le interrumpiesen, además despreciaba profundamente a aquel personajillo mediocre que siempre le miraba como si le estuviese pidiendo disculpas. Era delgaducho y encorvado, de rostro enjuto y demacrado, de no dormir bien ni una sola noche; tenía las manos finas y huesudas, casi siempre manchadas de tinta. Sí, le provocaba una profunda grima y sin embargo sabía que sus servicios eran inestimables, era el mejor asesor que había tenido nunca, sus consejos eran hábiles y certeros, era bueno para él, para su mandato, para su liderazgo mesiánico.
Asintió de mala gana y se volvió de nuevo hacia la muchedumbre, entonces hizo un gesto grandilocuente de despedida que provocó una gran ovación seguida de un aplauso enfervorecido, al punto caminó hacia atrás apartándose de la vista de todos los que le miraban con veneración. No era bueno que estuviese expuesto demasiado tiempo, eso podría humanizarle, otorgarle una cercanía que no sería provechosa para la imagen que debía tener, la imagen de un ser inasequible, todopoderoso y alejado de aquella masa de gente que le admiraba y honraba.
( Este relato pertenece al libro "Arcas cerradas", que se puede adquirir a través de este blog, en la etiqueta libros para comprar o en los siguientes enlaces:TAPA DURA:
http://www.lulu.com/content/6224792
TAPA BLANDA:
http://www.bubok.com/libros/7792/ARCAS-CERRADAS
http://www.lulu.com/content/6212380
)
CONTINUARÁ...

7 comentarios:

B. GORDILLO dijo...

Holaaaa!!!! he estado cotilleando tu blog aunque no he podido pararme mucho tiempo, pero me gusta lo que escribes. Vaya... también estas en bubok, yo también aunque aún no he publicado...
Me ha emocionado ver tus comentarios, te lo agradezco... estas cosas me animan mucho a continuar... aunque ahora lo tengo un poco abandonado pero bueno... haber si pongo algo nuevo...
Bueno no me enrollo más que si no, no paro.
Gracias
Un beso

josep estruel dijo...

Hola Lorea¡
Este relato promete ser fantástico.
Lo que si que adivino es el tipo de personaje, que por supuesto entre él y yo hay algo personal, Son aquellos que nacen, se reproducen, pero casi nunca mueren.
¿Donde los habré visto antes?

Lorea, es un placer conocerte. Y un honor que me hayas visitado.

Si me lo permites haré un enlace con tu blog.
Una abraçada/Un abrazo.

LOREA OTSOA HONORATO dijo...

Un placer contar con vosotros. La verdad es que recomiendo vuestros blogs a todo el mundo, ha sido un placer encontrarlos.

Mercedes dijo...

Hola! Paso a devolverte la visita y a disfrutar (y mucho) con la lectura de tu blog!

Por cierto, he visto que has publicado con lulu...¿qué tal como experiencia? Es que siempre estoy tentada... pero no me acabo de lanzar!

Ha sido un placer pasar por aquí! Un saludo!

LOREA OTSOA HONORATO dijo...

Hola Mercedes. Bienvenida al barco. La experiencia con Lulu es buena, puedes publicar sin límite y sin coste ninguno, que ya es mucho teniendo en cuenta cómo funciona el mundo editorial hoy día. También te recomiendo Bubok, es más nueva, pero lo cierto es que el precio de los libros es más barato y la calidad es tan buena como la de Lulu.

Un saludo.

Charo Bolívar dijo...

Hola Lorea, paso por tu casa a hacerte una visita y me encuentro con un relato de aquellos que te dejan con la intringulis. Veo que escribes mucho, ¿cómo lo haces? ¿de dónde sacas tiempo? Yo cada día me digo que voy a escribir pero por una cosa u otra no puedo. Escuché a un escritor decir que para tomar en serio este "oficio" había que escribir cada día 3 o 4 horas, ¡uf! no se si eso es posible para mi.

Nada un beso, y sigue escribiendo que siempre habrá alguien para leerte. Eso es lo bueno de internet, llegamos a todo el mundo.

Un beso

LOREA OTSOA HONORATO dijo...

Hola, Charo, gracias por tu comentario. En cuanto a lo de escribir, comparto totalmete la opinión de ese escritor que mencionas, para tomar en cuenta este oficio, difícil y maravilloso, hay que dedicarle al menos tres o cuatro horas al día.
Espero que sigas visitando esta casa, que también es tuya.


Saludos.