martes, 16 de junio de 2009

LECTORES DIGITALES



Hola a todos, quiero compartir con todos esta información que resulta realmente interesante. Con el auge de los libros electrónicos, que según muchos, terminarán por desplazar a los libros de papel convencionales, han aparecido nuevas tecnologías que nos hacen su lectura mucho más agradable.
Hasta este momento, leer un ebook, significaba tener que pasarse las horas pegado a un pc, con la incomodidad que esto conllevaba, incluyendo los portátiles. Sin embargo ahora, con los lectores digitales, podemos leer libros de manera cómoda y agradable, en unos aparatos con apenas grosor y que no tienen un tamaño mayor al de un libro de papel.
Una de las ventajas de estos nuevos hardwares, es que tienen capacidad para almacenar unos doscientos libros, lo cual te permite gozar de una amplia biblioteca sin necesidad de acumular volúmenes de libros en estanterías. Otra ventaja es que un ebook resulta mucho más barato que un libro de papel, porque la producción no tiene coste ninguno. Puedes obtener un libro por uno, dos o tres euros, más o menos. Tenemos también a favor el tema ecológico, no haría falta tanto papel, y eliminaríamos el problema de vertidos de tinta que supone la impresión de libros convencionales.
Por ponerle alguna pega, el precio, tienen un coste elevado, unos 300 euros, que no están a la mano de muchas personas, pero a la larga, el ahorro en libros es mayor.

5 comentarios:

* HADA ISOL dijo...

No los conocía es una buena idea por lo ecológico,pero el libro de papel te dá otras sensaciones,nos tendremos que costumbrar pues los árboles nos lo agradecerán! muy buen post!

Víctor Morata Cortado dijo...

Hola, Lorea. La verdad es que esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por mi parte prefiero el libro convencional, pero no desecho el libro electrónico como complemento más que como alternativa para quienes viajan mucho y no quieren ir cargados de papel y peso. En tiendas de informática y grandes almacenes ya se pueden ver diversos modelos de estos aparatos y parecen muy cómodos y prácticos. Sin embargo, el precio es muy elevado y creo que hasta que no se masifique su fabricación y se abarate no tendrá tantos adeptos como pretenden. Por otra parte, también estuve viendo los libros electrónicos que vendían aparte, algunos de Poe y otros autores, y costaban entre 10 y 15 euros. Bueno, habrá que esperar a que el bolsillo engorde o mengue el precio.

Por cierto, gracias por tu comentario en Bubok, no lo había visto hasta ayer y me hizo bastante ilusión. Besos y un fuerte abrazo.

LOREA OTSOA HONORATO dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Yo la única pega que les veo es el precio, pero como dices, Víctor, creo que dentro de un tiempo bajarán;)
HADA ISOL, gracias por pasarte por mi humilde rincón.
Víctor, el mes que viene me haré con un ejemplar en papel de "Crepúsculo", para leer en vacaciones, ya te contaré qué tal.


Saludos.

Javier Pellicer dijo...

Todo tiene su parte buena y mala. Como Víctor, yo sigo prefiriendo el libro convencional. Es más íntimo, más personal, más real. Lo tocas, lo abres, te pierdes en la portada. Y sí, incluso se deteriora, pero eso es parte del encanto. Tengo un ejemplar de "El Señor de los Anillos" (la trilogía en un solo volumen) con los bordes de la portada desgastada, y te juro que es mi mayor tesoro en cuanto a libros. No cambiaría eso por una versión digital. Y dices que con los digitales no acumularíamos tantos ejemplares en las estanterías... ¿Pero y lo bonito que es eso? Poder mirar a mi mastodóntica estantería (que por cierto me fabriqué yo mismo, soy carpintero en mi vida de currante) repleta a rebosar de libros es un gran placer. Creo que para mí la lectura tiene también un poco de coleccionismo. Eso nunca nos lo dará el formato digital, que además puede acercarnos un problema al que hasta ahora la literatura era bastante ajeno: la piratería. El libro de papel es mucho más difícil de copiar ilegalmente (las fotocopías existen, pero no creo que haya muchos dispuestos a tener una novela fotocopiada en hojas sueltas, excepto libros educativos). Pero, si se imponen los e-books, pasaremos a tener la misma debilidad que los músicos y los productores de cine.
Por otra parte, está la parte ecológica. Tienes razón, con la cantidad de papel que se necesita para los millones de libros que se producirán al año, sería un gran paso. Pero existe el reciclaje. ¿Por qué no hacer libros con material reciclado? Solventaría parte del problema y no tendríamos que renunciar a algo tan propio de la cultura de la humanidad como los libros en papel.
Como siempre digo, creo que la clave está en el equilibrio.

Un saludo!!!

LOREA OTSOA HONORATO dijo...

Gracias por participar en el debate, Javi, siempre es un placer.
Estoy de acuerdo en lo del encanto que encierran los ejemplares en papel, y las grandes estanterías llenas de ellos. A mí me gusta acariciar los libros, olfatearlos, vivirlos, y por supuesto, comparto contigo que ese ejemplar de "El señor de los anillos", todo un clásico, sea un tesoro. Personalmente me encantan los libros envejecidos. Pero también comprendo que el mundo avanza, y con él todo lo que creamos. El problema ecológico, no sólo se centra en el papel, sino en el lavado de la tinta, contamina muchísimo, lo mismo ocurre con los periódicos, cuyo futuro también será digital. Yo tendría en papel joyas como esa que tú tienes, y demás clásicos, pero hay novelas del momento, libros que lees por puro entretenimiento y que después abandonas porque no te dejarán huella futura y ya cumplieron su misión de entretener, y esos los leería en formato digital, porque ahorraría en precio, y dejaría mis estanterías para los tesoros literarios. Creo que se pueden compatibilizar ambos sistemas, uno porque es más práctico, el otro por romanticismo.


Un saludo a todos!